loader Caricato.....
Aceptar Cookies

Esta web utiliza Cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies.

02 set 2019

Luz verde a un brexit duro

La reina Isabel II aprobó el pasado 28 de agosto la suspensión del Parlamento británico. Una medida con la que el primer ministro británico, Boris Johnson, espera lograr el brexit a cualquier precio. La oposición ha considerado esta iniciativa como “antidemocrática”.

Esta suspensión supone un recorte del tiempo del que disponen los diputados contrarios a un brexit sin acuerdo, para aprobar una legislación contraria a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Además de la imposibilidad de celebrar debates o votaciones. La fecha límite para la prórroga concedida por Bruselas, adjudicada con el objetivo de que Londres ratifique el acuerdo alcanzado por Theresa May, concluye el 31 de octubre.

En cuanto comercial, concretamente en el sector transporte y logística, según las estimaciones de la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), un ‘Brexit duro’ supondría la reducción del tránsito de España a Reino

Unido a menos de 800 camiones. Esta cantidad se corresponde a la décima parte de los camiones que actualmente realizan transporte de un país a otro. Reino Unido es el quinto país destinatario de las exportaciones que realizan, hoy en día, alrededor de 8.000 camiones españoles. Su salida sin acuerdo de la Unión Europea el próximo 31 de octubre, tendría consecuencias negativas para el comercio español por carretera, derivadas por varios factores.

En primer lugar, según ha explicado Fenadismer, la actual licencia comunitaria europea que permite realizar transporte de forma ilimitada entre los países de la UE ya no sería válida en el Reino Unido, y este transporte pasaría a estar controlado por la autorización multilateral denominada Cemt. De esta autorización, España solo otorga 800 licencias anuales para camiones.

Por otro lado, Reino Unido dejaría de formar parte de la Unión Aduanera, por lo que, una vez haya abandonado la UE, se establecerían nuevos criterios aduaneros y arancelarios tanto en la exportación como en la importación de mercancías. Este hecho afectaría principalmente a las exportaciones españolas de productos agroalimentarios, automoción, productos farmacéuticos y mercancía general.

De estos sectores, automoción y agroalimentación corresponden a los más afectados, al acumular alrededor del 50% de las ventas. En mayo las exportaciones a Reino Unido cayeron un 7%, y las importaciones un 1%. En junio, la caída de las exportaciones fue del 3,2%. Además, las compras de España a Reino Unido en los primeros cinco meses se congelaron.